En Balneario Visión no nos conformamos con ofrecerte solo una solución óptica mediante gafas o lentillas, sabemos que existen otros problemas oculares que requieren de tratamientos más específicos. Por ello, nos preocupamos de resolver y paliar aquellos síntomas que te aquejan.

El examen mediante lámpara de hendidura nos permite observar las estructuras oculares con distintas técnicas de iluminación y con una magnificación de 6 a 40 aumentos. Este instrumento nos permite explorar la parte anterior del ojo, por lo que un correcto examen con lámpara de hendidura debe incluir la observación completa del polo anterior y la identificación de signos y condiciones oculares de interés clínico. Es una prueba clave para determinar la salud ocular y detectar posibles patologías o síndromes que afectan a nuestra visión. Además, nos permite valorar “in situ” la adaptación de lentes de contacto y su interacción con los tejidos oculares adyacentes.

Síndrome de ojo seco: el ojo seco es una enfermedad multifactorial, compleja y crónica que afecta a la superficie ocular y que produce molestias, problemas visuales y, en algunos casos, lesiones en la córnea y la conjuntiva. Se trata de un síndrome crónico, que afecta a cerca del 30% de la población, y que requiere un diagnóstico y tratamiento personalizados. Generalmente, el ojo seco se produce por un déficit de lágrima o porque esta es de mala calidad debido a problemas como la disfunción de las glándulas de Meibomio. Las causas que lo provocan son muy diversas y pueden darse de forma aislada o confluir varias de ellas.

Ojo rojo: es un término general que incluye a todas las enfermedades que producen enrojecimiento ocular. El enrojecimiento de los ojos se debe a la presencia de vasos sanguíneos inflamados y dilatados que se perciben a través de la superficie blanca del ojo (esclerótica). Existen múltiples causas de ojo rojo y la mayoría no revisten gravedad. En general, el grado de enrojecimiento no se relaciona con la gravedad de la enfermedad. Suelen ser graves aquellas enfermedades que cursan con ojo rojo y disminución de la visión, o con ojo rojo y dolor ocular (no picor, escozor o sensación de cuerpo extraño ocular).

Blefaritis: es una inflamación que se produce en el borde de los párpados causando enrojecimiento, descamación e inflamación de los mismos. En la mayoría de los casos, las glándulas situadas en los párpados producen grasa en exceso y dicha grasa se acumula de manera casposa, lo que provoca una inflamación o favorece la aparición de bacterias. En algunos casos, la blefaritis también puede ocasionar la pérdida de pestañas, que se conoce como >madarosis.

Orzuelo: es una infección bacteriana que afecta a una o más glándulas cercanas a la base de las pestañas. Es similar a un forúnculo o grano y suele ser doloroso. Otra enfermedad que causa inflamación en el párpado es el chalazión: se produce cuando hay una obstrucción en una de las glándulas sebáceas cercanas a las pestañas. A diferencia del orzuelo, el chalazión por lo general no es doloroso y tiende a ser más prominente en la parte interna del párpado.

Conjuntivitis: La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, la mucosa que recubre las capas de los párpados, la cara anterior del globo ocular y los fondos de saco de los ojos. Su función básica es la de proteger las superficies que recubre, por lo que cuando se produce una infección en las mismas, tiende a inflamarse. Los principales tipos de conjuntivitis, según su causa, son: viral, bacteriana y alérgica.

Solicita más información