Es la parte de la optometría que se encarga del estudio visual de los niños. La prevención y detección precoz de posibles errores refractivos o de alteraciones visuales en los más pequeños, es de vital importancia para el correcto desarrollo visual. Detectar anomalías que impidan una evolución visual normal es necesario para no generar secuelas irreversibles para toda la vida.

La colaboración con los padres es fundamental por ser ellos los primeros en detectar posibles signos o comportamientos anómalos en la conducta de su hijo.

Somos especialistas en visión infantil y aplicamos protocolos de detección y seguimiento específicos a cada edad. Ayudamos en la evaluación de alteraciones de lateralidad, problemas de conducta asociados al sistema visual y os guiamos en procesos de terapia visual, control de miopía en niños, adaptación de lentes de contacto, etc…

Solicita más información