Es probable que en más de una ocasión hayas escuchado frases como “el audífono que vi por Amazon”, “voy a comprarme un audífono por internet que es mucho más barato”… cuando en realidad la referencia era a un amplificador de sonido y no a un audífono.

La publicidad puede ser muy engañosa y esto puede llevarnos a adquirir un dispositivo inadecuado que no nos sirva para solucionar nuestro problema auditivo.

Es importantísimo estar bien informado, y cuando se trata de salud, esto es prácticamente irrenunciable.

A continuación os explicaremos un poco más en qué consiste cada dispositivo y cuáles son las diferencias más significativas entre un audífono y un amplificador de sonido.

Un audífono, o como se le conoce comúnmente sonotone( conocidos así porque fueron los centros Sonotone los que empezaron a distribuirlos), es un dispositivo utilizado por personas con problemas de audición para mitigar esta deficiencia. Requiere por tanto de un estudio auditivo o audiometría ya que su función es mucho más compleja que la de un amplificador.

Al poseer una tecnología digital punta, estos pueden modificar el sonido entrante para que sea dinámico en función de las necesidades específicas del paciente. Los audífonos de última tecnología llevan además incorporadas nuevas prestaciones como conexión inalámbrica a otros dispositivos como por ejemplo, los móviles, enfoque de la voz frente a sonidos ambientales, e incluso ubicación de origen de sonido.

Un amplificador por su parte, cumple con la función principal de aumentar los sonidos ambientales, amplificando todos los sonidos del entorno. Su uso es sencillo, y se regulan de forma manual por el usuario a través de controles de volumen. Su uso no es recomendable cuando hay pérdida auditiva, ya que el usuario escuchara todos los sonidos a un volumen más alto.

Resumiendo, los audífonos y amplificadores pueden parecer el mismo producto en un principio, aunque nada más lejos de la realidad. Su principal diferencia es que el audífono es un producto de uso sanitario que busca compensar la deficiencia auditiva, mientras que el amplificador es usado por personas sin problemas de audición para amplificar todos los sonidos ambientes.

Esperamos que con esta información te hayamos ayudado y no te lleves sorpresas no muy agradables a la hora de buscar unos audífonos. Recuerda la importancia de hacerte estudios auditivos de forma anual. En nuestras instalaciones estaremos encantados de recibirte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *