Tras el final del verano, llegan las clases y con ellas las actividades extraescolares . Son muchos los niños que se decantan por realizar natación uno o varios días a la semana, por lo que es importante prestarle una mayor atención a sus oídos.

Nuestros oídos están preparados para evitar que el agua entre de forma natural en el canal auditivo. Aunque parezca sorprendente, la cera que se produce en el oído actúa como barrera ante el agua.

Ilustracion del oido externo, medio e interno. Se puede observar restos cerum en conducto auditivo externo.

Aun así, puede llegar un momento en el que el agua supere esta barrera y consiga entrar en el canal auditivo provocando tapones o infecciones dolorosas. Es en estos momentos, cuando echaremos de menos una buena protección para nuestros oídos.

Existen varios tipos y materiales de tapones de baño como espuma, cera o algodón; pero al no ser fabricados a medida no logran una protección total del oído.

Los tapones de agua a medida, se fabrican en función de la fisionomía del niño. De este modo se consigue sellar de manera completa el perímetro de su concha auditiva, para mayor adaptabilidad al movimiento de apertura y cierre de la boca. Además en caso de golpe accidental, nunca llegarían a dañar el tímpano, pues debido a la forma de su estructura, es imposible que lleguen hasta el, evitando lesiones graves.

La toma de impresión es un proceso rápido e indoloro que realizaremos en nuestro gabinete auditivo.

Nuestra audioprotesista comenzara examinando el oído del menor para ver su estado y conocer la medida exacta desde la zona de la oreja hasta el tímpano.

Seguidamente se le introducirá una pequeña esponja con un fino cordón que hará de tope y de ayuda para la extracción del molde.

Para realizar el molde se necesita una pasta especial que se colocara y adaptara a la zona externa del oído del pequeño, rellenando el conducto.

Tras pasar unos minutos y después de que la pasta se seque, extraeremos la mezcla. Obtendríamos así el molde que enviaremos a fábrica para fabricar el tapón a medida del niño.

Si finalmente optamos por unos tapones de baño a medida, debemos tener en cuenta que:

  • Podremos elegir entre varias opciones, como material más o menos blando, flotantes o no flotantes, con cordón para deportes acuáticos como el surf, y una gran variedad de colores disponibles.
  • El oído taponado sumergido a gran profundada puede resultar dañado por la presión. Existe tapones especiales para buceadores.
  • La fisionomía del conducto auditivo cambia con el tiempo, sobre todo durante el crecimiento, por lo que hay que revisar los tapones y rehacerlos nuevamente siempre que sea necesario, para asegurar el buen ajuste y el aislamiento del interior del oído.
  • Es conveniente tomar las impresiones para realizar los tapones a medida antes de someterse a una operación en el oído, puesto que tras la intervención será muy difícil hacerlo.
  • Los tapones tienen una atenuación del sonido, con lo que todo se escuchara 25 db más bajo.
  • En caso de oídos con perforación timpánica, se recomienda combinar el uso de tapones de baño a medida con una banda de neopreno. Esta opción también será una buena aliada cuando las gafas de natación o el gorro modifiquen de forma ocasional la forma del pabellón auricular
Imagen de niños con tapón de baño a medida y banda de neopreno

Recuerda que cuidar los oídos de los más pequeños, es cuidar de su futura salud auditiva.

Es muy importante realizar revisiones audiológicas periódicas a los mas pequeños de la casa , aunque no sientan ninguna molestia. En nuestro gabinete le asesoraremos los mejores profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *